Previsión para la próxima Campaña de Navidad y Reyes 2023-2024

La Campaña de Navidad y Reyes es el periodo comercial más importante del año para el sector juguetero. En estos meses, se concentra más del 60% de las ventas totales del año, y sobre todo se producen en las últimas semanas.

Aunque hasta el momento las compras se han mostrado cautas, los profesionales esperan que haya más dinamismo a finales del año, ya que siempre se reserva parte del presupuesto para cumplir con las ilusiones de los más pequeños. En este informe contamos con las valoraciones de los fabricantes y la distribución juguetera para presentar una panorámica de cómo afrontan la próxima Campaña de Navidad y Reyes. Por último, publicamos una galería de productos destacados de una selección de compañías de cara a la Navidad.

Las empresas afrontan la Campaña de Navidad y Reyes con un positivismo moderado

Llegamos a la parte final del año con un consumo moderado que marcará las ventas de la próxima Campaña de Navidad y Reyes. Hasta el momento las compras se han mostrado muy cautas y no acaban de despegar. Los factores externos están teniendo una gran repercusión en el comportamiento del consumidor. La alta inflación y la subida de las hipotecas están afectando a los presupuestos familiares, lo que provoca que el dinero destinado a la compra de regalos, entre ellos los juguetes y los juegos, sea obviamente inferior.

Después de una gran consulta a las empresas del juguete y del juego (más de 70 profesionales tanto de la industria, como distribuidores y detallistas), la gran mayoría destaca como el incremento de los precios está repercutiendo en gran medida en las prioridades de los consumidores, aunque, por otro lado, destacan que siempre se reserva parte del presupuesto para cumplir con las ilusiones de los más pequeños.

Por este motivo, el sector juguetero espera que las ventas remonten en esta parte final del año, sobre todo en las últimas semanas de la Campaña de Navidad y Reyes, que acabarán determinando el resultado final de este periodo comercial, el más importante para el mercado juguetero, y el del cierre del año.

Si echamos la mirada atrás, finalizada la Campaña de Navidad y Reyes 2022-2023, se dio por cerrado un año que empezó con unas expectativas y que acabó muy diferente a lo que se esperaba al principio. 2022 iniciaba el año con el Covid-19 ya controlado y con la situación del transporte marítimo estabilizada, pero la guerra de Ucrania y la alta inflación provocaron que después del verano el consumo descendiera, con su consiguiente repercusión en la evolución de las ventas durante la campaña.

Según datos de Circana, en el acumulado del año hasta octubre, el consumo mostraba un crecimiento del 3%, lo que suponía alcanzar niveles de facturación de antes de la pandemia. Pero, finalmente, la Campaña de Navidad y Reyes cerró en negativo, con un descenso en valor del -3,1% y un -3,4% en unidades, con lo que el resultado total del año fue positivo, pero insignificante, con una subida del +0,4% en valor y una caída en unidades del -1,2%.

Una primera parte del año moderada, con expectativas de crecimiento

Según los datos recopilados por Circana hasta el mes de julio, el mercado juguetero ha decrecido un -2,9% en valor y un -1,9% en unidades. Aunque, en principio, son unas cifras negativas, debemos destacar que el decrecimiento en los últimos meses ha sido más moderado, e incluso en el mes de julio se encontró una semana en positivo.

Con estos datos de referencia y con la mirada puesta en los últimos meses del año, los profesionales esperan que las ventas se animen y se pueda recuperar el terreno perdido a principios de 2023.

El incremento de los precios, aunque más moderado, sigue afectando a los bolsillos de los consumidores, que cuentan cada vez con un presupuesto más ajustado y deben establecer prioridades. Además, muchos de ellos también se están viendo afectados por el incremento de la cuota de las hipotecas. Estos factores externos no ayudan a fomentar la confianza del consumidor, sino todo lo contrario. Todo esto crea un ambiente de inestabilidad que complica hacer previsiones sobre el comportamiento del consumidor, aunque todo indica que será más cauto a la hora de hacer sus compras.

Para Gonzalo Pizarro, category manager de Naipes Heraclio Fournier, ha sido un final y comienzo de año complicados, con una economía marcada por una subida generalizada de los precios que ha tenido un gran impacto en el poder adquisitivo de las familias, las cuales, al contar con un presupuesto más ajustado, se han visto obligadas a prescindir de ciertas compras, lo que ha afectado al mercado juguetero. No obstante, la inflación se está moderando durante los últimos meses y las previsiones indican que esta tendencia continuará, por lo que esperamos que la situación anime de nuevo a las familias a incentivar sus compras.

Por su parte, Arnaud Sattonnay, CEO de BB Grenadine, considera que, por motivos más que evidentes de la época del año y las tradiciones culturales, es obvio que las compras tienen que despegar, aunque sea a un ritmo más lento de lo habitual debido a la situación del mercado. Los factores externos más determinantes serán y están siendo: la subida de precios/inflación y la incertidumbre económica y bélica, que provocan una compra más reflexiva y menos impulsiva para reducir el gasto familiar. Y, según Marco Sebastiani, country manager de Clementoni Ibérica, esperamos que las ventas remonten para final de año. Creemos que en años donde las compras a lo largo del Permanente son más sostenidas, en campaña suelen recuperarse. Estamos en un momento de incertidumbre a nivel general, y esperamos que esta incertidumbre de hoy a Navidad se disipe.

De esta manera, el 35% de los profesionales de la industria juguetera consultados por JUGUETES b2b han manifestado que esperan una Campaña de Navidad y Reyes al alza, mientras que un 55% opina que las ventas serán estables y tan solo un 10% ha valorado que descenderán. Respecto a la distribución, siempre más cauta, el 6% ha manifestado que las ventas…