¿Por qué es mas fácil posicionarse con Vídeos? Algunas consideraciones muy simples es lo que podría separar a tus vídeos online de convertirse en un potente generador de tráfico. Los vídeos funcionan de forma algo diferente a las páginas web en Google, y este detalle técnico está causando que mucha gente no aproveche todo su potencial para posicionarse.

Llegar a una primera página de Google es sustancialmente más sencillo con un vídeo que con una web. Según un estudio de Forrester, es 50 veces más fácil llegar a una primera página de Google con un vídeo que con una web. Y el vídeo aparece cada vez más citado como técnica de marketing de contenidos por todas las agencias. Vamos a ver las principales causas de que esto sea así.

Hay menos competencia

Google da prioridad a los vídeos, pero es que además las empresas publican menos vídeos que webs. El resultado de cualquier búsqueda sigue unos patrones de oferta-demanda similares a los de cualquier mercado. A mayor oferta cualificada, más complicado es optar a la demanda (las búsquedas de los usuarios).

Los vídeos corporativos o de negocio son todavía relativamente escasos. Hay sectores de actividad donde son realmente raros o inexistentes. Cualquier negocio puede crear su propio contenido de vídeo, y no le costaría adelantar a sus competidores, con mucha menos inversión que mediante textos y webs de calidad.

Google indexa aparte vídeos

Los buscadores todavía no están preparados para ‘entender’ lo que ocurre en un vídeo, por lo tanto la optimización SEO de un vídeo se debe basar en los metadatos, no el propio vídeo. Los metadatos son todos aquellos datos que identifican y describen tu vídeo: título, descripción, etiquetas, etc.

Cuando Google muestra resultados de vídeos, vienen de un índice separado del principal. Es un índice en el que Google va almacenando todo el contenido de vídeo que encuentra por la web. Una buena parte de este contenido está en YouTube, que al ser propiedad de Google recibe la máxima prioridad para indexar.

YouTube es una red social, pero también el segundo mayor buscador del mundo. Al contrario que Google (que no sabe mucho del contenido de sus vídeos), YouTube sí tiene información del contenido. Y utiliza esta información para ordenar los resultados de sus búsquedas.

Ente los parámetros importante para YouTube están los metadatos (al igual que Google), el número de comentarios y ‘shares’, la fecha de publicación (los vídeos nuevos tienen prioridad), el número de reproducciones, el número de reproducciones del canal correspondiente, el rating, los enlaces entrantes, y otros parámetros.

La mayoría de esos parámetros son resultado del engagement o interacción con los usuarios de YouTube, es decir, no son cosas que puedas manipular o controlar. Esto pone más peso en la calidad del contenido como factor crítico de éxito.

Por lo tanto, una de las primeras tareas es empezar por subir tu vídeo a YouTube. Si prefieres alojar tus propios vídeos es importante crear un sitemap de vídeos, una herramienta técnica que merece la pena tener integrada con la Herramientas para Webmaster.

Más visibilidad y engagement

Google tiene una opción de búsqueda sólo de vídeos, y sólo muestra resultados ‘mezclados’ en la página principal cuando considera que los vídeos pueden ser especialmente relevantes para la palabra clave o frase de búsqueda.

Por lo tanto es necesario crear el mayor número posible de metadatos relevantes, es decir, describir lo mejor posible tu vídeo para dar a Google el mayor número posible de pistas y tener más opciones de aparecer referenciado.

Cuando Google muestra resultados de vídeos, lo hace ofreciendo un thumb del vídeo, y reserva un espacio muy superior al de cualquier otro resultado. Esto automáticamente genera más clics en este tipo de resultados. Además, los usuario tienden a estar más tiempo en un vídeo que en cualquier otro tipo de contenido. Más clics, y más tiempo en el contenido implican mejor posicionamiento.