Hoy voy a hablar de otro tipo de posicionamiento: el que nos identifica como parte de un mercado. Tener claro y explicado tu posicionamiento es incluso más importante que tener un nombre para tu negocio.

El Posicionamiento es una frase o dos que define claramente el problema que quieres resolver y porqué tu solución es la buena. Es un concepto que te sirve para alinear equipo, comunicar valor, conseguir financiación, etc.

El posicionamiento debería ser sencillo, sin tecnicismos ni jerga, como contado a una mascota que no quiere saber el cómo sino el resultado: conseguir la comida. Por ejemplo:

Amazon en sus orígenes:

Para los usuarios de la web que disfrutan leyendo libros Amazon es una librería que proporciona acceso instantáneo a más de un millón de títulos. A diferencia de las librerías tradicionales, Amazon proporciona una combinación de conveniencia extraordinaria, precios bajos y una selección detallada.

Harley Davidson:

El único fabricante de motos que hace motos grandes y ruidosas para machos (y aspirantes), principalmente en los US, que quieren formar parte de una banda de vaqueros en una era de reducción de las libertades personales.

Enfócate, define quién eres y qué vendes: haz tus deberes. No te dejes llevar por los cantos de sirena. La gente compra cosas que entiende, que se comunican rápido, y que cubren necesidades fácilmente identificables. No intentes ser todo para todos, procura ser el mejor en algo muy concreto.

Necesitas dejar claro que eres relevante e importante para el cliente porque hay demasiada competencia como para no ser claro, obtuso o borroso. Si tu producto no habla a las necesidades de los clientes éstos se moverán a un rival que lo haga.