Las startups son proyectos que pasan por cambios muy rápidos, con etapas muy marcadas. Y en cada una de ellas es importante saber qué tipo de marketing y de vídeos realizar. En este post vamos a hablar precisamente de los vídeos que te ayudarán en el proceso de crecimiento desde la etapa idea hasta las primeras rondas de inversión.

Etapa Seed o Idea de Negocio

En este momento sólo hay dos tipos de vídeo que realmente deberías considerar. El motivo es que tu idea de negocio puede evolucionar, y conviene hacer la inversión justa, ante la posible perspectiva de cambiar o ‘pivotar’ de actividad.

No deberías invertir grandes sumas nunca en una startup que empieza, y el vídeo no es una excepción. Simplemente puedes usar un grabador de pantalla como Quicktime, o Camtasia, y grabar una presentación en powerpoint, algo muy básico pero animado y con voz. Tan sencillo como eso.

Crea una animación del problema que estás resolviendo basada en pantallazos , y de la solución que propones. Este es el hilo conductor que ayudará a contar tu historia, y te ayudará a trabajar con clientes potenciales.

Dropbox hizo crecer su base de datos de ‘usuarios en espera’ de 5.000 a 75.000 casi en unas horas con un vídeo explicativo tan básico como esto que viene a continuación. Una prueba más de que lo importante en marketing no es la calidad del vídeo o el ‘acabado’ de las cosas en términos absolutos, sino en términos de generación de valor.

Etapa: MVP o Producto Mínimo Viable

Una vez que tienes un producto mínimo viable (MVP) crear un vídeo explicativo con uno o varios casos de uso es la mejor forma de validar tu solución. Este tipo de vídeos además se pueden incluir en una landing page que te permita registrar tus primeros usuarios.

En torno a esta etapa, tu empresa puede estar interesada en realizar acciones de social media, y hacer otras inversiones para generar atención. Una vez más la palabra mágica es vídeo. No sólo el tuyo sino también compartir y difundir los demás. Los vídeos son el contenido que más tiempo de atención e interacciones consigue en las redes sociales.

El Briefing y el Guion

Crear un vídeo para tu startup es además un ejercicio de introspección muy interesante, porque te obligará a crear un guion de 30-60 segundos aquello que realmente quieres comunicar a tus clientes potenciales. Eso es oro puro para saber luego cómo presentar tu proyecto de muchas otras formas.

El formato más habitual es el de Pizarra Blanca, Whiteboard, Vídeo Scribe, etc. pero en realidad cualquier tipo de animación gráfica puede servir mientras el guion esté realmente cuidado.

Es importante notar que en esta etapa no es necesario tener tecnología. El vídeo explicativo se puede realizar por completo a partir de mockups de tu solución.

Etapa: Buscar Financiación

¿Cómo de efectiva sería la presentación de una startup a un inversor si estuviera asistida por un vídeo?. Alguien busca tu empresa online, y lo primero que encuentra es un vídeo de 30 segundos que introduce tu idea. Sin lugar a dudas es mucha mejor opción que encontrar una landing, una app en construcción o tener que revisar una farragosa presentación de 25 slides.

No sólo respondes a la pregunta de ‘¿Qué haces?’, sino que además les das una experiencia y una invitación a participar preguntando algo o compartiendo el vídeo de tu proyecto.

Por lo tanto en esta etapa y para el propósito de presentarse a inversores lo ideal es un vídeo explicativo que deje claro:

1) El problema que resuelves
2) Tu propuesta de solución, y lo bien que se te está dando hacerla realidad.
3) Una llamada a la acción en forma de ¡llámanos! o ¡escríbenos! para saber más.

Este tipo de vídeo debería formar parte de las herramientas de cualquier emprendedor. En el caso del ‘Elevator Pitch’ de una startup, (la presentación para inversores que debe durar el tiempo de subir varios pisos en ascensor), en mi opinión el formato ideal es el Vídeo Scribe. El resto de formatos son menos claros para comunicar una idea sencilla, y más costosos de producir.

Así que ya lo sabes: en lugar de recitar de memoria un documento, ten clara tu propuesta de valor en una frase, las 3-5 cosas que diferencian tu proyecto, y procura tener un vídeo de 15-30 segundos a mano, para todos aquellos que no han podido asistir a tu presentación. O para aquellos que quieren saber más del asunto, y demostrar que te has tomado en serio la forma de explicar tu proyecto.

Etapa: Crecimiento

Si todo va bien y ya estás vendiendo tu producto, los vídeos explicativos siguen siendo importantes, especialmente en negocios B2B (venta a otras empresas) ¿porque? porque los ejecutivos lo piden. Un 95% de los compradores de productos tecnológicos o relacionados con la tecnología ven vídeos con regularidad, y está demostrado que el vídeo puede llegar a duplicar el ratio de ventas de una tienda online.

En general se sigue posicionando al vídeo marketing como una herramienta sólo de branding: algo para conseguir notoriedad y posicionamiento. Pero una startup necesita usuarios, y en último término clientes… Y de esto se habla muy poco, porque casi todo el mundo de hecho utiliza el vídeo muy por debajo de su verdadero potencial.

Pero la verdadera clave ahora no está en explicar sino en emocionar. Debes crear historias entorno a tu producto que permita comunicar empatía con usuarios potenciales. ¡Aquí el video marketing empieza a  difuminarse y a convertirse en publicidad!.

Vídeos para Startups o Vídeos de Producto

Muchas empresas que no son startups desarrollan nuevos productos que deben ser explicados y promocionados. Pero sólo las startups pasan por las etapas antes mencionadas. Si tu proyecto tiene éxito necesitarás un vídeo de producto.

Una demo explicativa que vaya al grano es mucho más interesante en esta etapa que mostrar casos practicos o teóricos. Estas demos pueden incluir explicaciones de los productos actuales, referencias a futuros lanzamientos, etc.

Los vídeos de producto y soporte al cliente pueden matar dos pájaros de un tiro. Una captura rápida de pantalla dinámica puede ser mucho más convincente y fácil de hacer que escribir varios párrafos descriptivos. Además, cuantas más preguntas aclares en tu vídeo más puedes automatizar buena parte de tu atención al cliente.

Compartir un un vídeo educativo, interesante o de humor con tu red siempre es bueno, y ayuda a posicionarte como una fuente de contenido de calidad. Por eso, es relativamente sencillo que estés ‘al quite’ de los vídeos que se comparten por ejemplo en Twitter relacionados con tu actividad para ayudar a propagarlos.

Con financiación y un proyecto funcionando, formatos como Motion Graphics son los más interesantes.