Si vas a invertir  tiempo y dinero en crear un vídeo para tu empresa asegúrate de que tienes claro aspectos como el contenido, formato, el uso que vas a darle, etc.

Con estos consejos podrás acometer el proyecto de tu vídeo con muchas más garantías de éxito, así que ¡vamos allá!.

Consejo 1: ¿Cual es el Propósito? Explicación vs Promoción

El vídeo es el mejor formato que existe para combinar promoción y educación en torno a conceptos abstractos.

La idea que hay detrás del llamado Marketing de Contenidos es ofrecer de forma gratuita información que te posiciona como una autoridad en la materia, y que destaca el valor de tu producto.

Para servicios o productos con algo de complejidad, los vídeos explicativos son la herramienta para aterrizar la idea y poner al espectador en modo compra, o de solicitar información.

En este tipo de ofertas, los vídeos explicativos pueden llegar a funcionar como el mejor de los anuncios: comunicas de forma precisa cómo resuelves un problema de forma atractiva y memorable.

Y por último con los anuncios de vídeo lanzas un mensaje simple en 10-20 segundos que invite al espectador a realizar una acción: visitar una web, llamar por teléfono, etc.

Consejo 2: Establece Objetivos Medibles

Sólo cuando sabes lo que tienes que medir, y lo que has invertido conoces el retorno de tu inversión.

Si inviertes el tiempo y dinero necesarios para crear un vídeo de negocio asegúrate de que sirve para un propósito determinado. Y que va a dejar un impacto duradero.

La primera pregunta que siempre debes hacerte hacer antes de crear contenidos es ¿Cuál es el objetivo que estoy buscando?. El objetivo debe estar alineado de alguna forma con el éxito de tu negocio, y lo más importante: debe ser medible.

Por lo tanto objetivos válidos son: posicionar tu negocio en el top 10 de Google, aumentar 50% los contactos entrantes, conseguir que la gente pase más de 1 minuto en tu web, etc.

Consejo 3: Imagina el Resultado Final

Uno de los errores que cometen profesionales y empresas con el vídeo es percibirlo como un contenido más.

Muchos asumen que los vídeos son como los post de un blog, en lugar de lo que realmente son: contenido mediático. La clave está en cómo crear vídeos impactantes y memorables.

El vídeo integra texto, imagen y sonido para lograr un objetivo unificado, y lo consigue de forma eficaz cuando estos 3 elementos son simbióticos.

En ese caso el vídeo provoca una acción, o el deseo de la misma. Pero cuando no es el caso y cada cosa ‘va por su lado’, el observador permanece pasivo.

Además del planteamiento clásico de ‘soltar el rollo’, hay un sinfín de estrategias para utilizar un vídeo de forma que aporte valor real. Sólo hay que ser un poco creativo, y salirse del planteamiento habitual.

Por fortuna hay dos formas sencillas de determinar si una idea funcionará en formato vídeo.

– La primera de ellas es preguntarte: ¿perdería este contenido algo si fuera sólo texto e imagen? Un gran ejemplo de esto es la serie de
– La segunda pregunta que te dará pistas de si tu contenido se puede hacer vídeo es preguntarte: ¿Tiene la idea o el contenido una componente abstracta o estética?.

Si una idea necesita una componente visual para ser interesante es indicador claro de que funcionaría bien en vídeo. Y al revés: si te ves tratando de inventar visuales o cosas ‘bonitas’ para ilustrar la idea es señal de que no necesita un vídeo.

Por último, y con independencia del objetivo que estás buscando, la clave es saber qué hacer ahora con tu vídeo: dónde publicarlo y cómo promocionarlo.

Consejo 4: Elige un Formato para el Vídeo

Por ejemplo, un vídeo animado para empresas tiene un efecto muy atractivo, pero suele estar diseñado para aclarar conceptos e ideas nuevos, o complejos de visualizar. Por eso es interesante para startups. Con ellos podrás explicar en menos de un minuto el valor que aporta a tu negocio a sus clientes.

Pero (salvo que tu proceso de ventas sea ultra-novedoso) no son adecuados para presentar cómo vender un seguro, o un coche. Vamos a ver algunas reglas generales:

  • En los Vídeos Explicativos de Pizarra Blanca o Whiteboard una mano hace dibujos sobre un fondo blanco. Es la técnica más indicada para explicar servicios y cursos de formación de forma clara y memorable
  • Los vídeos Motion Graphics son dibujos animados en color para contar una breve historia. Es un formato de vídeo para empresa muy popular entre startups y otros negocios del sector tecnológico.
  • Los Vídeos Corporativos dan un efecto más realista, que incluye imágenes reales que pueden ser de librería o del propio negocio. Eso es ideal para servicios o cualquier tipo de negocio cara al público. O por motivos de presupuesto.

Consejo 5: Crea Vídeos Cortos de Alto Impacto

Internet te permite publicar cantidades ingentes de información a coste marginal cero. Pero eso no significa que debas meterlo todo en el mismo vídeo.

Céntrate en el objetivo que quieres conseguir, y comunica utilizando los aspectos clave de tu oferta de valor. Cuanto más largo es tu vídeo, más riesgo de perder la atención del espectador, y en Internet la atención lo es todo.

Consejo 6: Comunica la Personalidad de tu Empresa

Todas las marcas o negocios con cierto recorrido tienen ese DNA basado en identidad, tono de a comunicación, trato con clientes, etc. Esto es algo complejo de comunicar en frío sólo con texto, incluso con el texto mejor depurado que puedas conseguir.

Combinar imagen, texto y sonido te permite enviar todos esos ‘intangibles’ en menos de un minuto, de forma memorable y atractiva. Una vez más, factores como conocer al cliente son críticos para saber qué decir y cómo decirlo.

Consejo 7: No Olvides la Conversión

La mayor parte de los vídeos corporativos que se producen siendo “vídeo-versiones” de una web: un busto parlante, imágenes de instalaciones, rollos largos y áridos centrados en el producto o el negocio.

A la gente le da igual tu negocio: lo que quiere es solucionar un problema que tiene en ese momento. Por eso el objetivo primordial de tus vídeos debe ser demostrar que tu eres capaz de ayudarles.

Cuando se trata de una venta compleja (por ejemplo B2B) es cuando tiene sentido hacer algo de auto-bombo, que demuestre una capacitación técnica o una buena cartera de clientes.

Al poner énfasis en solucionar un problema o mostrar una oferta rompedora, el paso inmediato es poner los medios para convertir la atención en resultados.

Resultados son llamadas, clics para ver un formulario, dejar un email, etc. en una palabra: generar leads.

Consejo 8: Da Visibilidad a tu Vídeo

El error mas común de nuestros clientes es esconder el vídeo. Añadir vídeos a la web incrementa el tiempo que la gente está en ella, y atrae más usuarios. Estos son factores clave para que Google te ayude a ser visto.

Si te limitas a publicar tus vídeos en YouTube, y en páginas ocultas dentro de tu web el efecto visibilidad no se va a producir.

Poner un vídeo de negocio en tu home: es la forma más rápida y sencilla de empezar a mejorar el posicionamiento. Si tienes varios, crea una página con ellos y enlaza desde la home.

Además, cada vez que subas tus vídeos a YouTube no olvides nuestros consejos de posicionamiento en esta plataforma.

Consejo 9: Establece unas Métricas

En marketing la medición lo es todo. Y el caso de los vídeos no es una excepción.

Por desgracia la mayor parte de la gente considera el número de reproducciones como un dato relevante por sí mismo, cuando tiene el mismo problema que el número de paginas vistas en una web.

No sirve de nada si no sabes quién y cómo mira aquello, cuanto tiempo consigues mantener su atención, y qué ocurre después: hacen clic, te llaman, se marchan, etc.

A medida que un negocio utiliza más vídeos éstos tienden a quedar ‘descolgados’ de la estrategia de contenidos. No se realiza un seguimiento de los mismos con el mismo rigor que los artículos. Y pasado un tiempo no se sabe si los vídeos cumplen el cometido para el que fueron diseñados.

Se deben seguir dos números igual de importantes: las reproducciones (numerito que te da YouTube, o la plataforma que utilices para alojar tus vídeos) y el engagement o interacción (la cantidad de veces que los usuarios hacen algo con el vídeo).

Conclusión: Sigue una Estrategia

Si lo que necesitas es poner vídeos en tu página web para que todo el mundo sepa que haces vídeo te sirve cualquier estrategia.

Si lo que quieres es publicar vídeos para atraer clientes no te vale cualquiera.

En muchas ocasiones el esfuerzo invertido en el vídeo se pierde, ya que la mayor parte de las productoras de vídeo para empresas tienen por objetivo vender vídeos, no ayudar al cliente en los objetivos de su negocio.

Además, la mayoría de empresas audiovisuales ponen un énfasis en las ilustraciones de sus vídeos. Sin embargo lo importante es (por este orden): el mensaje, el contexto y por último la calidad de las imágenes.