A medida que los vídeos se hacen más populares, resultan ser un mejor complemento para el marketing online, cuando no son directamente el eje principal de esta estrategia. Tanto si son para vender, informar o educar, el ‘Vídeo Marketing de Contenidos‘ va a ser una actividad cada vez más importante.

Un estudio publicado por Demand Metric indica que un 70% de los anunciantes online utilizan el vídeo de una u otra forma en sus estrategias de marketing online. Otro 82% afirman que su inversión en este tipo de contenido ha tenido éxito. Si tu empresa aún no ha probado a utilizar vídeos, con estos números merece la pena plantearse hacerlo. Para ello te recomendamos seguir estos consejos:

Establece objetivos

Empieza por plantear qué es lo que quieres conseguir publicando vídeo. ¿Se trata de atraer la atención sobre productos o servicios concretos? ¿de reclutar gente? ¿de posicionarse mejor en Google? o sencillamente de tener más notoriedad.

Es importante tener claros los objetivos antes de empezar por dos motivos. En primer lugar el tipo de acción depende de ello (formato del vídeo, dónde publicarlo, etc.). Y en segundo lugar es imposible medir y saber la eficacia de algo cuyo objetivo no se conozca antes. En estos momentos por ejemplo en el mercado se está pasando del paradigma de las reproducciones al engagement o interacción como medida del éxito de una vídeo campaña.

Conseguir relevancia

Un mismo vídeo puede tener éxito entre determinadas personas y pasar inadvertido para otras. El paso siguiente a los objetivos debe ser el de la relevancia, y la relevancia depende por completo de vídeo + audiencia.

También en este caso el medio es el mensaje: todas las redes sociales funcionan también como plataformas de vídeo marketing. Si tu objetivo es llegar a los ‘millenials’, deben sonar nombres como YouTube o Instagram. Si el objetivo es llegar a otras empresas LinkedIn, y si necesitas segmentar geográficamente Facebook.

La conversión

No importa lo interesante o entretenido que sea el vídeo, el objetivo del mismo debe ser conseguir algún tipo de conversión: visitar una web, entregar un mail, llamar por teléfono, etc. Para conseguirlo es necesario incluir una llamada a la acción como parte del contenido del vídeo, de forma gráfica y sonora.

La Distribución

Si ya sabemos lo que queremos conseguir (objetivos), de quién (relevancia) y cómo (llamada a la acción) el siguiente paso es saber cómo hacer llegar el vídeo al mayor número posible de personas, con el presupuesto que tenemos.

El posicionamiento en Google debería ser un objetivo a medio-largo plazo, cumpliendo con una serie de optimizaciones. A corto plazo email marketing (si se dispone de base de datos), y campañas de pago en YouTube y redes sociales.

En los próximos años el vídeo supondrá el 70% o más de todo el consumo de datos online. Este formato se va a convertir en la forma preferida de entretenimiento y consumo de información en internet. Cada día que pasa es más importante para las marcas de todos los tamaños incluir el vídeo como parte de su marketing de contenidos.