No importa lo espectacular que sea tu contenido si no hay nadie para verlo y compartirlo online. En cierta forma se puede decir que no hay contenidos buenos o malos, sólo vistos o no vistos. Y aunque parezca mentira, la mayor parte de las empresas que suben vídeos a YouTube no hacen nada luego, y confían en la suerte el poder recibir visitantes.

¿Qué es lo que hace a algunos vídeos muy vistos e incluso virales, mientras otros caen en el olvido?. Es algo similar al resto del marketing online: necesita una estrategia, tiempo y algo dinero. Vamos a repasar los 3 puntos principales de esta estrategia.

CREA CONTENIDOS RELEVANTES

Hay muchas empresas creando vídeos más para entretener y parecer ‘cool’ que para captar una audiencia real. En una buena estrategia de vídeo marketing el vídeo debería utilizarse en todos los puntos del proceso de venta: vender las virtudes del producto genérico (formación), vender las bondades de tu producto concreto (notoriedad), y generar leads (ventas): al menos 3 vídeos. Pero si el presupuesto es limitado hay que centrarse en el punto en el que más valor puedes aportar, y este es un factor que depende por completo del producto y sector de actividad.

BUSCA EL SEO: ES PROMOCIÓN GRATUITA

Posicionar vídeos en YouTube es una técnica paralela a la del posicionamiento en Google. La descripción y las keywords son tan importantes como el vídeo en si mismo. De hecho a efectos de posicionamiento más importantes, porque -de momento- YouTube no busca contenido dentro de tu vídeo. Escribir un buen titular que apele a emociones o a una acción concreta va a generar más reproducciones que escribir algo genérico y frío.

INVIERTE EN PROMOCIÓN DE PAGO

Si has invertido dinero en crear un vídeo tiene sentido hacerlo en promocionarlo. Considera ambas cosas como una sola desde el principio: invertir dinero en atraer reproducciones segmentadas es buena inversión aún a costa de hacer vídeos más económicos. Los servicios disponibles para hacerlo son múltiples, desde YouTube de pago, pasando por Adwords de Google, anuncios en Facebook, enviar notas de prensa, etc.

Busca todas las formas posibles de aprovechar tu propia audiencia (visitantes web, intranet, subscriptores, etc.) y todas las formas posibles de llegar a acuerdos con ‘YouTubers’ y empresas para dar a conocer tu vídeo.

En efecto todo esto último puede requerir dinero, pero funciona. El número de empresas que publican vídeo es aún relativamente pequeño: hacer algo -por pequeño que sea- te hace diferente en casi todos los sectores. Por eso en 2022 el Vídeo Marketing seguirá siendo una de las inversiones más rentables en internet.