Hoy en día, muchas empresas que antes vendían mediante tienda física han decidido pasarse al comercio electrónico, también llamado e-commerce. La razón es que, tras el Covid-19, las empresas han visto en la venta online una oportunidad para continuar con su negocio durante el confinamiento. Así, lo que antes era una novedad, ahora es algo habitual. Y, por supuesto, la competencia en este campo es mucho mayor.

Por eso, diferenciar nuestro comercio electrónico del resto se ha convertido en una prioridad, porque tener algo que permita a los consumidores diferenciarnos del resto puede ayudarnos a atraer nuevos clientes. Para ayudarte, hoy queremos darte algunos ejemplos de cómo diferenciar tu comercio electrónico de la competencia.

¿Qué es el comercio electrónico?

El comercio electrónico se configura como un proceso en el que se transfiere información, productos, servicios o pagos a través de Internet. Estas operaciones tienen un objetivo principal: aumentar las ventas a través de un sitio web específicamente diseñado para ofrecer los productos.

Estos sitios ofrecen a los clientes múltiples ventajas, como el fácil acceso al catálogo de productos que permite al cliente evaluar y elegir, simplemente mediante un dispositivo con acceso a Internet, lo que desea, en cualquier lugar y en cualquier momento.

A pesar de su simplicidad, también es difícil transmitir el mensaje correcto y convencer de los atributos del producto, ya que los clientes no pueden ver o tocar físicamente el producto, lo que crea una barrera tanto para ellos como para la propia empresa. En este sentido, los minoristas online deben esforzarse por superar esta barrera, ofreciendo a los consumidores todos los canales disponibles para responder a sus preguntas.

¿Cómo puede diferenciar su negocio electrónico de la competencia?

La creatividad juega un papel fundamental a la hora de encontrar posibles diferenciadores, por lo que las posibilidades son infinitas. Sin embargo, si no sabes por dónde empezar, aquí tienes 4 ejemplos de acciones que puedes realizar en tu comercio electrónico para diferenciarte de la competencia:

Crear, reforzar y difundir tu marca personal

Si quieres promocionar tu comercio electrónico, lo primero que debes hacer es encontrar una imagen que le represente. Al diseñar nuestra marca personal, además de establecer una diferenciación positiva a nuestro favor, tendremos la oportunidad de promocionar nuestros productos y crear una relación de confianza con los clientes.

Optimiza tus comunicaciones

Como hemos dicho antes, una de las desventajas del comercio electrónico es que los clientes sólo pueden ver o tocar físicamente los productos después de la compra. En este sentido, es fundamental mejorar los medios de comunicación que ponemos a su disposición y disponer de las herramientas adecuadas.

En este sentido, es importante que mantengas tus comunicaciones unificadas para poder gestionarlas de forma eficiente desde la misma plataforma y evitar hacer esperar a tus clientes durante largos períodos de tiempo. Con estos sistemas, podrás comunicarte con los clientes desde la misma interfaz, independientemente de cómo decidan ponerse en contacto con usted.

Utilizar un CRM

En este tipo de empresas es habitual que los trabajadores estén repartidos por diferentes lugares.
Por esta razón, para que los empleados puedan conocer la información completa y actualizada de los clientes, es necesario contar con servicio de centralita virtual y un software de call center integrados con el resto de herramientas de la empresa, como el CRM, para recopilar toda la información en un mismo lugar.

De esta forma, independientemente del lugar en el que se encuentre el empleado que atiende al cliente, tendrá acceso automáticamente a su expediente sin tener que abandonar la conversación.

El aumento de la eficacia es evidente, y además podrás aportar un elemento de diferenciación a nuestro comercio electrónico.

Impulse su sitio web

Como la página web es la cara visible de tu comercio electrónico, es esencial que esté bien diseñada, con un catálogo de productos y servicios actualizado, imágenes de buena calidad y descripciones detalladas de sus características. Además, también es aconsejable mostrar los métodos de pago para que el cliente conozca todas las opciones que tiene a su disposición.

Por otro lado, también es importante contar con un CMS o sistema de gestión de contenidos adecuado que contenga todos los atributos y funcionalidades para optimizar nuestra web según las características de nuestro negocio.

Como decíamos al principio, estos son sólo algunos ejemplos de acciones que puedes llevar a cabo para diferenciar tu negocio electrónico de la competencia.

Por supuesto, las posibilidades no son limitadas y dependen de las características de tu negocio y del grado de innovación que desees incorporar. Sin embargo, si pones en práctica al menos uno de estos consejos, ya habrás dado el primer paso para mejorar la experiencia de tus clientes en tu comercio electrónico.